jueves, 27 de enero de 2011

HOMENAJE PÓSTUMO O LA PERORATA DEL AGUAFIESTAS

Un poeta canario póstumamente premiado a nivel nacional recibe un homenaje en la capital del estado al que se invita a nueve poetas y a una actriz a leer poemas suyos. El homenaje es organizado al alimón por una institución gubernamental destinada a la difusión de la lengua y la literatura españolas y por la editorial que publicó el libro ganador del premio nacional. No se sabe cuál de las dos entidades organizadoras del homenaje ha sido la encargada de invitar a los poetas participantes, pero lo cierto es que entre estos no se encuentra ningún poeta canario. El poeta canario póstumamente homenajeado declara, en una entrevista en vídeo que se proyecta al final del acto, que los poetas canarios no son leídos ni valorados en la península, lo que tal vez han tenido en cuenta los organizadores del acto para no invitar ni a uno solo de los aproximadamente diez o quince poetas canarios (de diferentes generaciones y de mayor o menor valía) que residen en la capital del estado. Es, sin embargo, altamente probable que haya sido la editorial que publicó el libro ganador del premio nacional la encargada de invitar a los poetas participantes, pues una buena parte de ellos ha publicado libros en esa misma editorial. Puede decirse, entonces, que la editorial ha aprovechado, en cierto modo, el homenaje al poeta canario póstumamente premiado para homenajearse y difundirse a sí misma. Las lecturas transcurren con la monotonía propia de estos actos hasta que, en su turno de intervención, la actriz invitada, que es canaria, declama con un acento marcadamente peninsular los versos del poeta canario póstumamente premiado como si fueran fragmentos de diálogos de alguna serie nacional de televisión. Uno de los poetas participantes es a su vez director de una emisora de la radio nacional del estado. Otro de ellos coordina un programa de poesía para una emisora privada de radio. Algún poeta canario joven, escondido entre el público, escucha con devoción los poemas declamados del poeta canario póstumamente premiado y los aplaude con fervor como si en ello le fuera la vida. En los días previos, las instituciones culturales del gobierno canario destacadas en la capital del estado han difundido con entusiasmo el acto, que en los días posteriores es recogido en la prensa canaria como un éxito sin precedentes de la literatura canaria a nivel nacional. El poeta canario póstumamente premiado, que fue ninguneado en vida tanto por las instituciones canarias como por las peninsulares, recibe así un merecido homenaje en la capital del estado del que todos, canarios o no canarios, debemos alegrarnos.

8 comentarios:

  1. Yo estuve en casa de J.M. Millares Sall unos diez años antes de su muerte para entrevistarlo, después de publicar la obra por la que le dieron el Premio Tomás Morales por 'Sillas'. Vivía rodeado de libros y, gracias a alguna de sus hijas, no tenía malas condiciones en su pequeño piso de la zona de Canalejas en Las Palmas de Gran Canaria. En el periódico alguien de arriba me había avisado de que ese poeta estaba acabado, que para qué lo entrevistaba. Le hice una entrevista para llenar dos o tres páginas. Sin tiempo (pues compaginaba la sección de información local en un triste municipio famoso por su índice de corrupción y paro), había recopilado información y lecturas, cosa poco frecuente en la profesión. Más que una entrevista fue una conversación de un novato del periodismo con alguien que tenía motivos para estar desencantado, pero que sin embargo mostraba un entusiasmo que pocas veces he visto por la literatura. Me habló muy mal de los periódicos, especialmente de uno con muchos anuncios, y me aconsejó que no copiara sus respuestas literalmente sino que convirtiera aquella conversación en algo mío, que le diera forma, consejo que desgraciadamente no seguí porque tuve que transcribir el texto un viernes de madrugada para que se publicara durante el fin de semana y después de cerrar dos páginas de información local sobre el tristemente célebre municipio. Además, el espacio en la maqueta se redujo a algo menos de una página. No volví a verlo. Aunque no me resultan especialmente ofensivos los premios y homenajes que otras personas le hayan dado, sí sé que muchas de esta personas que ahora le jalean habrán dicho o insinuado, como aquel jefecillo del periódico donde trabajé, que estaba acabado, o simplemente lo habrán ignorado, igual que otros ignoraron a Luis Feria justo hasta que se murió y ahora seguramente ignoran a un buen número de escritores o artistas vivos que valen mucho más que cualquiera de los que se apuntan a todos los posados que organizan las instituciones y la prensa sedentaria.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, los propios canarios somos los primeros en ponernos la zancadilla a nosotros mismos cada vez que podemos...
    Una entrada sumamente elocuente la de hoy.

    M.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Antonio: gracias por tu comentario y por dar noticia de esa entrevista a José María Millares Sall. Yo, aunque viví en Gran Canaria seis años, no me atreví nunca a visitarlo. Lázaro Santana, el estupendo poeta y crítico de arte (¿por qué nadie cuenta con él?, ¿o es que estas penínsulas baratarias solo se atiende a los poetas canarios cuando están muertos y enterrados: José María Millares Sall, Félix Francisco Casanova?), me habló en alguna ocasión de él. Jorge Rodríguez Padrón ha llevado a cabo un trabajo excepcional de difusión de su obra. Para el homenaje del Instituto Cervantes hubiera podido contarse con alguno de los poetas grancanarios que viven en Madrid: Antonio Puente, Verónica García, Miguel Pérez Alvarado u otros. A mí me parece indignante que no haya sido así. Pero, como no sé a quién debo mostrarle mi indignación, he escrito este texto dubitativo e irónico. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Tener que morir para que otros adviertan que en algún momento estuviste vivo:¡qué pirueta ontológica!Qué triste, además, ser una ¿actriz? canaria que pronuncia su lengua como si fuera peninsular: o sea, que se avergüenza de ser quien es porque la habrán convencido de que es ridículo que los canarios digamos guagua y no autobús y que, por supuesto, hablamos muy mal y aspiramos demasiado, quizá seamos todos asmáticos (¡por Dios, qué vulgaridad). El poeta, muchas veces, es una excusa en esos homenajes en los que realmente nunca se piensa en él ni se ha amado su obra porque, claro, no ha habido tiempo material para ello: ya se sabe, las prisas de la vida postmoderna en la capital centralista y castiza y casposa del reino. Abrazos cariñosos.

    ResponderEliminar
  5. El caso José María Millares Sall y el caso Félix Francisco Casanova forman parte de esas "intrigas" (en el doble sentido de la palabra) de este lugar, como bien dices, centralista y castizo y casposo pero, desde luego, poblado de poetas emergentes y de actrices revelación. Son dos casos muy distintos y, hasta cierto punto, simétricamente opuestos: el poeta adolescente y malogrado elevado a los altares y el poeta anciano al que se ningunea en vida y se celebra póstumamente. A su vez, estos dos casos contrastan con los otros casos escasos de novelistas-periodistas canarios que, residentes en la capital del reino, se han labrado su propia celebridad en vida a saber a qué precio. O con el de una de las grandes damas de las letras canarias que, sin ser canaria, maneja a su antojo el cotarro literario canario. En fin, casos, casos y más casos, escasos o no. Tú y yo, por ejemplo, ¿no somos también casos? Un abrazo no escaso con sentimiento y seseo.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, el más reciente ejemplo del último caso citado es la organización de un programa de lecturas de poesía para la candidatura de Las Palmas de Gran Canaria a capital cultura europea. En el programa del ciclo se afirma que se trata de "las voces más destacadas de la escena poética nacional". ¡Es mentira! De los 16 poetas que van a participar, creo que solo unos cinco o seis pueden considerarse voces destacadas. El resto ha sido invitado... ¿por amistad, por interés, por afinidad? Nunca lo sabremos. No hay ni un joven poeta de Las Palmas... y habría habido varios donde escoger. ¡Es una vergüenza! Varios de los poetas invitados son "infumables" y algunos no son ni siquiera poetas... ¿Hasta cuándo tendremos que soportar tanto compadreo, tanta mediocridad? ¡Ya está bien!

    ResponderEliminar
  7. Mmmm... ¿cuáles son esos 16 poetas, cuáles los 5 o 6 destacados y cuáles los infumables? Perdón por atizar la polémica...

    ResponderEliminar
  8. Estimado sureño: en este enlace podrás ver el programa del "evento":

    http://www.laspalmasgc2016.eu/

    Está justo en el margen derecho, un cartelito azul.

    Lo mejor es que tú mismo te hagas una idea a partir de la nómina de poetas. Tal vez coincidamos en algunos nombres.

    Gracias por entrar y por atizar, por qué no, la polémica. Un saludo

    ResponderEliminar