lunes, 12 de agosto de 2013

PALABRAS QUE EL POETA ESCUCHA CUANDO ESTÁ SENTADO POR DEBAJO DEL SUEÑO


Palabras que el poeta escucha
cuando está sentado por debajo del sueño,
enharinada su tez como recién salida de un baño de luz blanca:

no visites las ruinas,
desenfunda la espada con que cortarás la cabeza del dragón,
atiende al milagro de una tela de araña tendida en el ojo de la brisa,
afánate en la perplejidad,
lame tus heridas,
desenvuelve sin prisa los pequeños regalos imprevistos,
pulveriza los límites que una vez te impusiste,
graba a fuego unas pocas palabras en tu corazón,
construye como entonces castillos en la arena que defenderás de la marea que crece,
destruye como entonces los castillos que construiste como una señal dejada contra lo
                                                                                                                                  inexorable,
alienta la división,
comparece en la pérdida,
refunde el desamparo hasta que se convierta en la amalgama de esperanza y lamento
                                                                                                           en que ya apenas creías,
arde,
alimenta el ardor hasta en las horas más frías,
desnúdate solo para quien se desnude a su vez con la pura intención de fundirse
                                                                                                                                    contigo,               
no ayunes si no es para alimentarte de inocencia,
nada hasta la boya y rodéala al llegar para trazar el círculo de lo nadado en el interior
                                                                                                                                      de tu alma,
escóndete antes de que quien cuenta hasta diez se vuelva para buscarte, pero
         escóndete en un santiamén, sobre una rama o en un pliegue del aire,       
imagina tus vísceras expuestas, tus miembros amputados, tu sangre derramada como
                                                                           nuevos modos de ser, como reversos tuyos,
no toques a la puerta de la casa frente al parque sino con la aldaba de entonces que
                                                                                                    desapareció hace ya tiempo,
colúmpiate sin parar,
pasa con sigilo junto a las jaulas en que duermen los pájaros que están a punto de morir,
tatúate en la yema del dedo corazón un corazón de ángel, un músculo de éter destinado
                                                                                               a latir hasta el fin de los tiempos,
enciérrate en un cuarto con miles de libélulas nocturnas para que, cuando salgas, todo
                                                            tu cuerpo brille, tiemble y vuele a través de la noche,
pedalea,
revuélvete en la sombra,
arranca de cuajo la cadena que te ata a la celda que algunos llaman la no vida,
sal,
siéntate por debajo del sueño,
escucha otras palabras, no estas, siempre otras, otras palabras.

              

No hay comentarios:

Publicar un comentario