viernes, 31 de octubre de 2014

EL ALCALDE NIÑO

El alcalde niño de la ciudad juguete quiso jugar a las canicas dado en uno de sus parques plaza, pero una ordenanza municipal lo prohibía.

El alcalde niño dijo que su infancia en la casa cuna había sido una fiesta bomba pero que ahora su vida infierno distaba años luz de aquello.

El alcalde niño dijo que de mayor hubiera querido ser o un hombre lobo o un hombre bala, pero que al final no pudo llegar sino a niño dios.

En su infancia, el alcalde niño jugaba a las canicas dado en el hogar escuela. La suerte siempre le sonreía con caramelos chicles de pera piña.

El alcalde niño de la ciudad jardín nada a estilo mariposa en la piscina lago de su chalé kínder junto a su esposa niña y su señora madre.

El alcalde niño quería una playa jardín donde antes no había sino costa basura. Las cosas salieron mal. El alcalde niño acabó en la cárcel cuna.

Los concejales juguete del alcalde niño decidieron un día no acudir a un pleno trampa. El cuñado empresario del alcalde niño pidió que se aprobara una licencia bomba.

La verdad sobre el caso del alcalde niño la sabía tan solo el constructor pelucas. Este, desde su oficina jacuzzi, convocó al alcalde niño a una merienda cena.

El hotel escuela de la ciudad jardín organizó unas jornadas taller sobre la isla territorio. El alcalde niño delegó en su señora madre para una ponencia charla.

La escultura fuente que el yerno artista diseñó a petición del alcalde niño no gustó al populacho chusma. El alcalde niño dijo que tanto montaba y que montaba tanto.

La vida chiste del alcalde niño terminó una tarde noche en la que su yate cuna sufrió una embestida padre por parte de un bebé cetáceo en uno de sus jardines playa. El alcalde niño murió al caer por la borda al mar.

jueves, 30 de octubre de 2014

TUITISMOS DESAFORADOS


Santa Cruz está muerto. Lo mataron ellos. Lo mataron poco a moco, toco a poco, moco a loco. Santa Cruz está muerto. Lo mataron ellos.

*

El poeta más mafiosillo del país, célebre por la transparencia de sus participaciones en jurados de premios, se proclama demócrata de pro.

*

A menudo el escritor que ya no escribe se pregunta cómo pudo escribir lo que escribió. La respuesta es casi siempre abstrusa o perogrullesca.

*

¿Deja un cacique de serlo en el momento en que muere, para, inmediatamente, convertirse en un santo, en un dechado de virtudes, en un modelo para sus abatidos conciudadanos?

*

Se está estudiando prohibir que se enseñe en clase de literatura a Espronceda, pues "mi única patria, la mar" demuestra su nefasto antipatriotismo.

*

Entre un círculo y una purga no hay más que una leve frontera que, como el filo de una navaja, puede cortar el aire o unas cuantas gargantas.

*

Los mismos nacionalistas canarios que ahora se llenan la boca con la sostenibilidad son los que han destrozado las islas con su infatigable depredación.

*

Los depredadores hablan ahora de turismo sostenible, de arquitectura efímera y de energía solar. Esto, después de depredar las Islas durante 30 años.

*

Ser o no ser cuñada de un expresidente autonómico no es óbice para dejar de respetar la ortografía castellana y el medio ambiente hongkonés.

*

La casta, la caspa, la carca, la caca literaria. Están en todas partes. Los reconocerán ustedes cuando los oigan hablar mucho y no decir nada.

*

Del círculo a la purga no hay más que un paso. Del círculo a la dictadura del iluminado de peluca, de coleta, de mostacho o de barba no hay sino un soplo, un soplo helado.

*

El círculo, a priori, parece la figura geométrica ideal para el debate; no olvidemos que lo es también para la delación y la denuncia.

*

El asalto al cielo supone una gran pérdida de ángeles, arcángeles, dioses y nubes. No nos lo podemos permitir. No podemos. ¿O sí, Hölderlin?

*

La palabra es la brecha por la que, en la enfermedad y la tiniebla que es la vida, asoman tímidas señales de un mundo pleno, luminoso e intacto: el otro lado.

*

No se crea usted nada de lo que le digan al oído. De lo que le digan a la boca, créase la mitad.

*

El arlequín brinca. El ventrílocuo falsea. El corista corea. El político perpetra, hurta y cacarea.

*

En otra facultad, aunque de la misma carrera, esas miradas que en nuestra facultad de entonces, hace veinte años, no nos atrevimos a darnos.

*

El repertorio de preguntas de un periodista especializado en entrevistas puede ser infinito. Y cuanto más infinito, más cansino será. [Nota aclaratoria: El periodista en cuestión no tiene por qué ser necesariamente Juan Cruz Ruiz.]

*

Si se crea un círculo Podemos de poesía joven, estará integrado por seis poetas de Córdoba, uno de Madrid y medio del resto de España.

*

Dice una poeta cordobesa, es decir, universal, de los poemas escritos por otra poeta que son serenos y rotundos. Y yo, humildemente, pregunto: ¿puede un poema ser sereno y rotundo?

*

Redondo le salió el negocio: construyó una rotonda rotunda. En muchos kilómetros a la redonda --de la rotonda-- nada redunda en nada, todo retumba en todo.

*

¿Saben el del poeta que afirma "leer poemas en público muy de vez en cuando" y resulta que tiene uno y hasta dos recitales cada semana?

*
 
Hubo en España poetas franquistas, felipistas, aznaristas, zapateristas y hasta rubalcabianos. ¿Ahora qué hay, aparte de poetas cordobeses?

*

Entre la poesía y la aromaterapia hay conexiones aún por explorar. Si no lo cree, pruebe a dormir una noche junto a un poeta performativo.

*

El niño alcalde quiso montarse en un columpio. Pero, por ordenanza municipal, ya no había columpios. Entonces el niño alcalde destituyó a su concejal de parques y jardines.

*

Estaba tan acostumbrado a los elogios que cuando recibió su primera crítica se deshizo en elogios con su adversario.

*

La casta es la caspa es la costra es la cosa nostra. Nostra es la casta es la carpa es la carta es la cata es la caca es la cosa nostra.

*

Cuidado, amigos: no es lo mismo una ginebrita que una ginebrina.

*

Como tampoco es lo mismo estar dispuestos que estar depuestos, en cualquiera de las acepciones escatológicas de ambos términos.

*

Pido perdón, pedo un montón. Pido perdón, pedo mogollón. Pido perdón, pedo por Dios. Pido perdón, pedo, pedón. Peto, pito, puto, pudro, podo, pedo, pido un montón. Adiós.

*

En poesía, lo único que importa es la intensidad de lo que no se ha dicho. Es esa intensidad, no mensurable, la que estremece y fascina.

*

Va a dirigir un curso universitario sobre la deconstrucción de su propia poesía. En la última sesión, tiene previsto suicidarse ante el público.